¿Qué ventajas tiene la otoplastia?

  • Es una operación muy sencilla y segura, de unas 2 o 3 horas de duración. El cambio es visible nada más terminar la cirugía, aunque las orejas estarán un poco hinchadas al principio y no mostrarán su aspecto final hasta pasados unos días.

  • La intervención se adapta a las necesidades de cada paciente, llegando a un acuerdo entre paciente y cirujano para que los resultados sean óptimos para ambas partes.

  • No se utiliza anestesia general en la operación, a excepción de intervenciones a niños muy pequeños. Solo es necesario poner anestesia local en la zona, con sedación para relajar al paciente.

  • El paciente puede regresar a casa en el mismo día de la operación, en cuanto el efecto de la anestesia y de la sedación hayan desaparecido.

  • El postoperatorio es rápido y poco doloroso. El paciente tendrá que llevar un vendaje durante una semana, tras lo que se retira para quitar los puntos y se coloca una banda elástica que evita que las orejas se plieguen hacia delante.

  • La vuelta a las actividades diarias normales en el caso de los adultos es solamente de 5 días, siendo 7 los recomendables para que los niños vuelvan al colegio. Únicamente se deben evitar las actividades físicas durante el primer mes.

  • El resultado es permanente. No existen riesgos de volver a sufrir en el problema en el futuro, sin importar la edad inicial del paciente.

  • Modificar la estética de tus orejas aumentará tu seguridad y autoestima. Es la mejor forma de evitar posibles problemas psicológicos en el caso de niños que han sufrido burlas por parte de sus compañeros de clase.

  • Las expectativas tienden a cumplirse con los resultados, siempre y cuando sean realistas por parte del paciente.

  • Garantías de satisfacción con riesgo mínimo de complicaciones. Es extremadamente raro que aparezca alguna complicación más allá de un hematoma que desaparezca solo, o una pequeña infección tratable con antibióticos.

  • En nuestra clínica ofrecemos un programa de recuperación acelerada postcirugía, que hará menos dolorosa la recuperación a través de masajes realizados por un fisioterapeuta con experiencia.

Ventajas de la otoplastia

La otoplastia o cirugía de las orejas es una intervención que se realiza para reposicionar las orejas prominentes, también conocidas como orejas en soplillo. Al corregir esta anomalía, se consigue que las orejas permanezcan en una posición más normal, pegadas a la cabeza.

También se puede realizar otoplastia para mejorar otros problemas relacionados con las orejas, como pueden ser la oreja contraída y la oreja en copa. La cirugía permite cambiar la forma o el tamaño de la oreja, así como solucionar el problema de unos lóbulos alargados y rasgados. Incluso es posible con esta técnica crear una nueva oreja a partir de cero, por nacer sin ella o al perderla por un traumatismo.

Corrección sin cirugía

Si a pesar de todas las ventajas de la otoplastia, no te convence la intervención, puedes optar por una técnica novedosa de corrección sin cirugía, que garantiza resultados similares sin tener que pasar por el quirófano. Se trata de colocar en la oreja el dispositivo EarFold, con una intervención que se realiza en apenas veinte minutos, en régimen ambulatorio y con pequeñas dosis de anestesia local. Además, aunque el dispositivo está creado para ser permanente, la intervención es reversible retirando el dispositivo con el proceso inverso a su colocación